22.12.07

Espantapájaros n·9

¿Nos olvidamos, a veces, de nuestra sombra o es que nuestra sombra nos abandona de vez en cuando? (Oliverio Girondo)
Fotografía Helena Rey.

6 comentarios:

gabriel pacheco dijo...

uno se preguntaba, qué color sería ese, cuando el poeta decía, la tarde que recuerdo rompió en un color que se dispersó como el silencio.
Puede ser.

Cris de Cos-Estrada dijo...

un color silencioso, sí, todo desnudo, casi invisible, de tan callado.

Kiddo dijo...

De tan invisible y callado que puede resultar temible...Entre luces y sombras, me quedo con las primeras. Aunque las segundas sean, después de todo, la raíz de las cosas.

crearenfemenino dijo...

Hay un país
dónde la sombra es luz.

Imagineixon.


Haiku.es

aitana dijo...

tens raó... m'encanta la bici...
La niña roja soñó que tenía una bici. Era una bici sin sombra. No era como la bici de Peter Pan. Era como su propia bici. La montaba en sueños, y recorría con ella el país del Fin del Mundo: Finlandia: el país de las sombras largas. Y rodaba sobre el lago helado sin manos, sin caerse, como una artista de circo.
Abraços de sauna i besos d'estreletes de neu.

Barita dijo...

Quizás algunos objetos, algunas personas , algunos lugares, algunos amores, parecen tan livianos que apenas proyectan sombras...aunque las sombras son necesarias y sin ellas nada parece existir. Quién sabe...sueños, ficciones...o realidades...